Historia criminal del PSOE

mm

«Tienen el alma seca, muy seca, es el suyo un socialismo de exclusión, de envidia y de guerra,

y no de inclusión, de amor y de paz. ¡Pobre idea! ¡En qué manos anda el pandero!» (Unamuno)

El PSOE es, sin duda, uno de los actuales partidos españoles cuyo pasado debería provocar más vergüenza a sus actuales dirigentes. Pero no hay vergüenza que valga cuando se vive de la mentira.

Pablo Iglesias Posse

Hace unos días la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, dijo sin ruborizarse lo siguiente: “lleva 140 años haciendo democracia y luchando por las libertades”. ¿Es cierto lo que dice Celaá? Ni por asomo. Más bien podríamos afirmar todo lo contrario. Si por algo destacó el PSOE durante gran parte de la historia fue por actuar como un partido totalitario tan extremista como los comunistas. Basta con ver las barbaridades que decía y hacía su fundador.

El discurso de odio del fundador del PSOE: “Queremos la muerte de la Iglesia”

Fundado en 1879, el PSOE fue desde sus inicios un partido marxista. En agosto de 1902, el partido celebró el VI Congreso en la ciudad de Gijón. En aquel evento, el fundador del PSOE, el ferrolano Pablo Iglesias Posse, lanzó un discurso de odio: “Queremos la muerte de la Iglesia, cooperadora de la explotacion de la burguesía; para ello educamos a los hombres, y así le quitamos conciencias. Pretendemos confiscarle los bienes. No combatimos a los frailes para ensalzar a los curas. Nada de medias tintas. Queremos que desaparezcan los unos y los otros“. En 1918, mientras los bolcheviques desarrollaban en Rusia una brutal persecución contra los cristianos, el PSOE incorporó a su programa el objetivo totalitario de “la disolución de todas las órdenes religiosas”. Con estas declaraciones, en las que plasmaban sus prejuicios ideológicos, Pablo Iglesias y su partido encendieron la mecha que unas décadas después llevarían a muchos socialistas a participar en una de las más brutales persecuciones anticatólicas de la Europa contemporánea.

La retórica golpista de Pablo Iglesias Posse

El PSOE tardó más de 30 años en obtener representación. Lo logró en 1910. En la tarde del 7 de julio de 1910, Pablo Iglesias participó en el debate del discurso de la Corona con una incendiaria intervención: “el partido al que yo represento aspira a concluir con los antagonismos sociales, a establecer la solidaridad humana, y esta aspiración lleva consigo la supresión de la Magistratura, la supresión de la Iglesia, la supresión del Ejército, y la supresión de otras Instituciones necesarias para ese régimen de insolidaridad y antagonismo.” Es decir, que los marxistas del PSOE pretendían eliminar a la Iglesia, a los jueces y a los militares: un programa genuinamente totalitario. Y como suele ser habitual en los totalitarios, su defensa de unas ideas abominables no conoce límites, ni siquiera la violencia: “este partido no ha cambiado de opinión respecto a este particular; estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad, como han estado todos los partidos, cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones, señaló Iglesias.

Un año antes Iglesias y su partido ya habían ofrecido un anticipo de su intento de subvertir la legalidad vigente, cuando el PSOE intentó extender a toda España, mediante una huelga general, los incidentes violentos de la Semana Trágica de Barcelona, lo que provocó la detención de Iglesias y del resto de la cúpula del partido. Y no sin motivo. El 11 de julio, en un mitin del PSOE, Iglesias había pronunciado un discurso abiertamente golpista en el que afirmó: “Los enemigos del pueblo español no son los marroquíes, sino el Gobierno. Hay que combatir al Gobierno empleando todos los medios. En vez de tirar hacia abajo los soldados deben tirar hacia arriba, añadió, en una incitación clara a los militares para que disparasen contra sus jefes. Hay que tener en cuenta, además, que España estaba en guerra: las declaraciones de Iglesias eran un acto de traición.

Lanzando una amenaza terrorista desde la tribuna de las Cortes

El fundador del PSOE no se conformó con hacer gala de una retórica golpista. Además, en la citada sesión del 7 de julio de 1910, desde la tribuna de las Cortes, Iglesias amenazó al diputado conservador Antonio Maura con un atentado terrorista si volvía a presidir el Consejo de Ministros: “Tal ha sido la indignación producida por la política del gobierno presidido por el Sr. Maura, que los elementos proletarios, que nosotros, de quienes se dice que no estimamos a nuestra nación, que no estimamos lo intereses de nuestro país, amándolo de veras, sintiendo las desdichas de todos, hemos llegado al extremo de considerar que antes que Su Señoría suba al poder debemos llegar al atentado personal“.

El Socialista, periódico oficial del PSOE, comentó la amenaza en su número del 15 de julio reconoció sin rodeos que Pablo Iglesias había defendido “su tesis de que para evitar á España el bochorno de ser regida nuevamente por un político tan funesto como el jefe del partido conservador era menester apelar á todos los medios, incluso á la violencia“. Sin el menor atisbo de crítica, el diario socialista presentaba el discurso de Iglesias como “una colosal victoria del proletariado”. Una cosa que llama la atención repasando el periódico del PSOE es el culto a la personalidad de su líder, al que se presentaba como “un héroe de sus ideas y un mártir probable de sus justas y loables ambiciones”.

Iglesias se negó a condenar el intento de asesinato contra Maura

La amenaza provocó un escándalo y el presidente de las Cortes exigió a Iglesias que retirase esas palabras, porque “no puede ampararse en la inmunidad parlamentaria para cometer un delito”. Pablo Iglesias se negó a rectificar. Unos días después, el 22 de julio, Manuel Possá Roca tiroteó a Maura cuanto éste viajaba en tren a Barcelona con su familia, hiriéndole en una pierna y en un brazo. Las Cortes emitieron una declaración oficial condenando el atentado. Pablo Iglesias se negó a apoyar la condena. El 29 de julio, El Socialista se burlaba del atentado en su portada: “El mismo Universo atribuye á la intervención de la santísima virgen el haber escapado con vida el Sr. Maura del infame atentado. ¡Pues fíate de la virgen y no corras!”.

En la página 3, una nota titulada “Sobre el atentado personal”, El Socialista justificó la amenaza de Pablo Iglesias contra Maura apelando a la doctrina católica sobre el tiranicidio. En otro infame artículo que aparecería en su portada, el periódico del PSOE culpaba al propio Maura de su asesinato frustrado “por sus orientaciones reaccionarias”. Es decir, que para el periódico del Partido Socialista, tener determinadas ideas justificaba asesinar al que las defendiese.

“Viva Rusia”: la afinidad del PSOE y de Iglesias por el comunismo soviético

Del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) –que dicho sea de paso nunca ha sido ni obrero ni español, sino todo lo contrario como está más que acreditado–, fundado en 1879 por Pablo Iglesias Posse –persona de reconocida inestabilidad mental–, ya dijo en 1895 Unamuno después de haber pasado algún tiempo en él: “Tienen el alma seca, muy seca, es el suyo un socialismo de exclusión, de envidia y de guerra, y no de inclusión, de amor y de paz. ¡Pobre ideal! ¡En qué manos anda el pandero!”. Sin duda tal definición fue profética, y aún se quedó corta.

Otro de los puntos que suelen “olvidar” los propios socialistas es que Pablo Iglesias simpatizaba con la Unión Soviética y en 1919 el PSOE mostró su disposición a ser el representante español de la Tercera Internacional, con sede en Moscú. El PSOE no disimulaba de ningún modo esa afinidad. En su número del 13 de julio de 1919, El Socialista afirmaba: La Revolución rusa es un acontecimiento magno, y si lograra doblar todos los cabos y vencer todas las dificultades que sistemáticamente se la oponen, lo de Rusia constituiría -lo es ya, sin duda-, la gran epopeya socialista, hacia la que volverán sus ojos, admirados, todos los hombres de buena voluntad“. El periódico del PSOE añadía: hoy la obra de los rusos encuentra eco en todos los pechos proletarios y, a pesar de las campañas calumniosas de la prensa, que cobra sus censuras a tanto la línea, y a despecho de todos los mentidos horrores que por ahí han circulado, el instinto dice a las masas profundas de proletarios que la Revolución sovietista es su revolución, la que realizará la mayor parte de sus ideales”.

Otro de los gestos de simpatía de Iglesias y de su partido hacia la dictadura bolchevique quedó plasmado en una foto de la manifestación del 1 de mayo de 1919 publicada por la prensa de la época, en la que se ve a Pablo Iglesias y otros dirigentes del PSOE junto a una pancarta con el lema “Viva Rusia”. El 2 de mayo en Abc el lema de la pancarta apareció censurado en la foto, aunque unas páginas más adelante el periódico mencionaba el “Viva Rusia” de la pancarta. El diario explicaba, además, que los convocantes, apelando a la libertad “han intentado que se cerrasen a la fuerza varios establecimientos que estaban abiertos en las calles por donde la manifestación transcurría. Y apoyados por el ya citado concepto de libertad apedrearon a los guardias de Seguridad que estaban allí precisamente para garantizar el ejercicio de las libertades ciudadanas. Estos procedimientos de coacción y de violencia, ejercidos en nombre de tan sano principio, repugnan a los que verdaderamente lo aman”.

El debate sobre la posible adhesión a la Internacional Comunista continuó en el PSOE hasta el congreso extraordinario de 1921, cuando el partido se dividió ante la dureza de las condiciones impuestas por los soviéticos, que incluían, por ejemplo, la expulsión de todos los afiliados que se hubiesen opuesto a la Tercera Internacional, lo que habría implicado la expulsión del propio Iglesias. Teniendo en cuenta sus simpatías de antaño por la URSS, cuesta menos entender hechos como la medalla del Senado concedida por el PSOE al dictador soviético Kostantin Chernenko en 1984, uno de los últimos tiranos comunistas de la línea dura en ese régimen, y la negativa del PSOE a condenar los crímenes del comunismo en 2006, en una sesión del Consejo de Europa.

También «Memoria histórica del PSOE»

Contandoestrelas @elentirvigo

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*